Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Puertas cerradas. ( I )

  “Quien no pueda humillarse  ante sí y ante su amada,  no ama.”  (Søren Kierkegaard) El golpe inicial del agua fría sobre la cabeza siempre la hace centrarse en el instante. No importa cuantos infiernos porte sobre sus hombros. El ritual de la ducha la purifica desde fuera arrastrando hacia abajo todos los lastres, también los internos. Centra todas sus energías en dejar que el influjo del agua arrastre todo aquello que ya no desea y lo deja ir por el desagüe.  Es la misma sensación que experimenta tras cerrar una puerta, sabe que no querrá volver a abrirla y el hecho de sentir el clon del pestillo, confirma lo aislado al otro lado, hace que el efecto la libere.  Abre más el paso del agua, la presión de ésta hace que su pelo se empape más rápido y el dolor inicial sobre la piel pasa de doler a solo aliviar. Cierra la presión hasta dejar un leve chorrito que cae sobre el centro de su cabeza. Tampoco es cuestión de tirar la casa por la ventana derrochando recursos comunes. Ya sabe que n

Entradas más recientes

El primer paso de muchos por dar.

LA JODIDA TABLETA Y ...

Dignidad intacta.

Estados.

Ahora...

Indirectas.

La historia detrás del comentario.

Números.

El final del camino.

Qué se pesca...

VULGAR...

HACE MUCHO TIEMPO EN OTRA BITACORA.